Carta Abierta a…Ti

Apreciada y querida amiga

Permiteme compartir con mis lectores, esos maravillosos párrafos que me regalaste; sólo eso, porqué ni que quisiera, seria capaz de expresar todo lo que me hiciste sentir, ni con palabras ni sin ellas: un indescriptible torrente de emociones.

El discípulo no es cualquier ser humano. Es alguien que siente el deseo de saber, de conocer lo que no sabe, de encontrar respuestas a sus preguntas. Por eso se acerca al maestro, se sienta a sus pies, quiere que le ayude a pacificar su alma.

Un maestro impuesto no es un maestro. Un discípulo impuesto tampoco puede considerarse un discípulo

Lo leo una y otra vez y no deja de maravillarme. Deja que viaje conmigo allá donde vaya, de esta manera siempre te tendré cerca, a mi lado, esté donde esté.

Solo nosotros dos podemos leer el primer capítulo de esta historia, única e irrepetible y que no será de nadie más, en estos breves párrafos.

Es un verdadero privilegio y un regalo poder llevarlos conmigo; y con ellos pensarte y sentirte y saber que por siempre más, vas a estar cerca, muy cerca.

Te faltaria al respeto si osase rebatir o negar tus palabras. Cuestionaria tu sinceridad, tu agradecimiento, tu amor y tu bondad si lo hiciese. Voy a aceptar ese honor y a la vez responsabilidad.

El baloncesto nos unió en su día y, parece mentira, pero fue la excusa perfecta para conocerte; cuando todo lo demás, en mi vida, es la excusa perfecta para estar cerca y hacer baloncesto. Incluso en este aspecto has tenido la capacidad de cambiar el signo habitual de mi realidad. Habla muy mucho de la gran talla humana que posees. Solo puedo darte las Gracias, una vez más.

Esa niña que conocí se ha hecho mayor a una velocidad vertiginosa; me siento orgulloso de en quien te has convertido a dia de hoy.

Luchaste en su día, para dar ese primer paso necesario para emprender nuevo rumbo. Tuviste la valentía de pedir ayuda y la capacidad de escuchar y aprender todo aquello que se te presentaba delante de tus ojos. Como buena discípula encontraste respuestas a todas esas preguntas que distorsionaban tu mente inquieta, ávida de nuevos conocimientos.

Y cada respuesta que obtenías, hacía más grande tu corazón, tu generosidad para y con los demás; y lo más importante, contigo misma. Aprendiste a quererte y nos lo enseñaste día tras día a los que estábamos a tu lado, con hechos, con tu actitud, con tu sonrisa.

Entendiste bien cuál era el “Present Preciós”  y no lo has dejado de llevar contigo hasta día de hoy. Recuerdas como acaba el cuento?

El niño crece escuchando al abuelo; este niño crece feliz después de descubrir lo más valuoso de este mundo. Se convierte en abuelo y conoce a una pequeña niña a quien le cuenta la historia, feliz…

¿Te das cuenta, querida amiga, cúan privilegiados somos? Se qué darás el siguiente paso correcto y que tus dudas acerca de hasta dónde puedes llegar y en quien puedes influir, tu misma y el tiempo las despejareis rápido.

De una buena discípula saldrá una gran maestra,pero no olvides seguir luciendo ese sombrero de aprendiz que con tus bonitos ojos te sienta tan bien.

Sabes de tu carácter, de tu tesón y tu gran fuerza de voluntad. Tambien sabes que dispones de una capacidad de sacrificio increible, que te ha permitido llegar hasta donde estás ahora.

Y también poco a poco has ido conociendo al señor Inconformismo, que te echará una mano, para seguir avanzando sin fin en busca de tus sueños.

Puedo pedirte un favor? Ya no eres una niña, pero la pasión de esa niña no te permito que la dejes olvidada en ese majestuoso altillo, ese espacio donde te sentías libre, realizada, donde te permitias el lujo de soñar.

Lleva esos palos en tu mochila y tu música en tu corazón, hazme el favor, querida amiga.

No te quepa la menor duda, que harás todo aquello que sueñas hacer y que te convertirás en cada momento, en quien quieras ser. De ti depende, está en tus manos.

Y cuando te llegue la responsablidad que, muy oportunamente, tu te has encargado de hacerme llegar, acéptala. Lo harás muy bien.

Pronto nos veremos, pero no olvides que siempre te voy a llevar conmigo. Y no es ninguna broma y, des del primer día que lo hablamos, que no me olvido, que sobre tu legado y ascendencia, ese viejo zorro va a tener alguna cosa que decir. Como? De que hablas? Bien lo sabes querida amiga, no te hagas la desinteresada.

Gracias por ser mi amiga, tengo un tesoro contigo.

Ah! se me olvidaba! Mantén vivo junto conmigo, ese secreto que solo tu y yo compartimos.

Quizá un día Asia responda.

La amistad es un alma que habita en dos cuerpos, un corazón que habita en dos almas. (Aristóteles)

2 Respuestas a “Carta Abierta a…Ti

    • Moltes Gràcies Francesc!! Estic molt content que et llegeixis el blog i t’agradi. Comentaris com aquest ajuden a seguir i et donen confiança.
      És veritat que aquest any se’t troba a faltar nen, hauriem de passar més estones junts. Una abraçada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s