Mirada Introspectiva

Este mundo actual en el que nos encontramos, únicamente se concibe desde el otro lado. Física o emocionalmente. Parece ser que hemos creado una pequeña frontera entre, el objeto y/o sujeto de nuestra obra o razón de ser y, nosotros.

La razones pueden ser muchas y muy variadas, las excusas nuestro “leit motiv”. Desde la indiferencia hasta la desazón. Miedo. O el Alter Ego, como barra de medir nuestro compromiso y responsabilidad con nuestro cometido al nacer: Servir.

Nuestra presencia es finita, la cuenta atrás está servida, nuestro tiempo pestañea. A medida que se acerca el final el peso de la cortina, tejida con los años, de actos y servicios, de pensamientos y abandonos, mide la cadencia con la que va a caer el cierre de este infinito ventanal al mundo.

Muchas instantáneas tras él, que habremos contemplado e interpretado. Una mirada, la mayor de las veces inconsciente, a través del objetivo de nuestros sentidos.

Atrás quedaran bellas postales, de maravillosos paisajes, que habremos sabido disfrutar en la medida de nuestra curiosidad. Se amontonaran las experiencias físicas que endurecieron nuestra piel. Se reduciran, al tamaño del objetivo de nuestra lente, las emociones que moldearon nuestro corazón.

Hemos interpretado la vida, la mayor de las suertes, como una oportunidad para hacer el bien; con uno mismo y con los cánones escritos en tablas, que no evolucionaron, a los eternos mandamientos.

Por el contrario, poco hemos vivido y paladeado esta interpretación, que los diferentes actores que han salido a escena, nos han ofrecido en miles de representaciones cotidianas, anticipando y alejandose de un mundo de ficción, para instalarse, a la vez, como mapa, guía y luz de nuestro siguiente maltrecho paso.

Alimentamos a nuestro querido y más que amado Yo interno, nos sentamos a ver que pasa, mientras pensamos que nuestra presencia da valor y magnifica la obra que tenemos delante.

Cada acto consciente de este tipo, bloquea el mecanismo para subir y bajar el telon.

Sin entreactos la vida se marchita. Necesitamos rejuvenecer el aire que necesitan, cada vez más, nuestras almas endurecidas.

Un deseo:

Sumergirme en la majestuosa profundidad que nos ofrece el mar, para seguir la ola que nace a ojos de un ser que trasciende al Hombre y ver como se alimenta, crece y se relaciona a su paso por bonitas alfombras de coral cristalino y endiabladas corrientes de aire guiando su destino, antes de ver cómo, sola, rompe y pone punto y final a un largo viaje.

En tan clara profundidad, destila infinita vida y sentidos. En la superficie rompe, en aras a los límites de la razón.

Una respuesta a “Mirada Introspectiva

  1. La veritat es ke el basquet no m, interesa, pero m, agraden les persones i el que aportem i ens aporten!! I crec que tot el fondo que aportem ens fa ser unes petites i grans persones de futur
    Felicitats x el que pogut llegir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s